No ha estado mal la semana pasada en Barcelona. Acudí como asistente de un grupo de ejecutivos de Glickman Capital, un fondo de inversiones estadounidense, y de paso cubrí el