Además de repartir justicia enmascarado por las noches en mi ciudad, al mejor estilo Kick Ass, también escribo remuneradamente en diversos blogs de manera anónima. No va a ser el caso de los 50 breves artículos que estoy escribiendo sobre el