Yukio nunca podía dormir antes de una misión suicida