Todo es igual y al mismo tiempo diferente al volver a Madrid. Una sensación tópica llegado el final del verano. O más bien un no-verano, cosas del trabajo propio de un guionista autónomo. Las próximas semanas traen consigo horas de reuniones, documentaciones varias y miles de caracteres de texto. Proyectos propios y ajenos. Y …